Si vas a usar la copa menstrual, es posible que te hayan advertido que debes aprender a conocer tu cuerpo para evitar filtraciones, si por el contrario ya la estás usando y sufres pérdidas, es normal que tome tiempo conocerte para reconocer qué estás haciendo mal; no a todas les pasa, pero ésta es una guía práctica para aprender a usarla correctamente.

El cérvix, un completo desconocido que habita en ti

El cuello uterino, o cérvix es la parte más estrecha del útero, se parece al glande del pene o a la punta de la nariz, tiene un punto en el medio y es de ahí de dónde proviene la sangre menstrual, así que la idea es ubicar la copita justo debajo del cérvix para que pueda recoger el fluido, de lo contrario las temidas pérdidas harán su aparición en la ropa interior. Es común sentir que la copa pudo desplegarse entre las paredes vaginales, pero si el cuello uterino está fuera la copa, ésta no podrá hacer su labor.

Cónoce tu cervix, no es un pecado palpar un órgano tan importante y desconocido entre las mujeres. No está de más las advertencias básicas de higiene, como lavar las manos adecuadamente con agua y jabón antes de empezar el reconocimiento. Es fácil sentir que la copa pudo desplegarse entre las paredes vaginales, pero si el cuello uterino queda fuera, no podrá hacer su labor. Recuerda sentirlo y apuntar la copita en esa dirección, así evitarás accidentes.

Introdúcela adecuadamente

perdidas copa

Algunas veces cuando colocamos la copa tendemos a introducirla mal porque no nos damos cuenta que nuestra vagina se encuentra inclinada hacia la base de la columna vertebral, quedando la copa mal colocada. Así que guiate un poco más con la imagen para entender qué es lo que sucede si no la ubicamos bien.

Asegúrate que la copa se abra

Si no verificas la apertura de la copa luego de colocarla, es posible que queden ondulaciones o quede presionada por la falta de aire al interior del ducto vaginal. En éste caso lo mejor es descenderla unos milímetros, sin que se salga, para que pueda desplegarse con mayor aire. Es importante saber que durante el periodo menstrual, el cuello uterino desciende unos milímetros acortando el ducto, es por eso que la copa Ágata puede usarse más arriba, justo debajo del cérvix para evitar goteos. Si por el contrario no has experimentado fugas o no ubicas tu cérvix, no te preocupes, pues eres una de las mujeres cuyo cuello uterino está tan adentro y arriba de tu vagina que no te afectará en el uso de la copa.

correcta ubicacion Para asegurarte que no ha quedado ningún pliegue dentro de la copa, presiona ligeramente la base y dale medio giro a tu copa menstrual, empújala hacia dentro, para asegurarte que está introducida completamente y sujeta por las paredes vaginales, así le dirás adiós a las pérdidas de una vez por todas.